La Curiosidad es Natural en Jovenes Adoptados

Miércoles, 10 Septiembre   

La primera fuente de información deberían ser los padres. Sin embargo, y aunque en los últimos años se ha avanzado mucho en la comprensión del derecho a saber, puede que en tu familia el tema nunca haya sido tratado. Tal vez tus padres se sientan (o se sintieran) amenazados por la simple mención de tu familia de nacimiento. Después de todo, crecieron oyendo cientos de veces aquello de “madre no hay más que una”.

Puede que para ellos no sea fácil entenderlo, pero tú deberías tener muy claro que no estás traicionándoles por pensar, preguntarte o buscar información sobre tu familia biológica. Con mayor o menor fortuna, ellos han llevado a cabo su papel de padres desde el momento en que llegaron a tu vida, y eso no va a cambiarlo nada. Tener curiosidad por las personas que nos trajeron al mundo, y con las que compartimos nuestro bagaje genético, no es un ataque ni una amenaza contra nadie. Tu curiosidad es lógica, sana y natural, y no deberías sentirte desleal.